Google+ Apotecarium: Rituales contra el mal de ojo

domingo, 21 de diciembre de 2014

Rituales contra el mal de ojo

¿QUÉ ES EL MAL DE OJO?

A todos nos puede pasar el encontrarnos con gente en nuestro trabajo o entre nuestros amigos y familiares que no nos "quiere bien", que no nos “mira bien” o que "no nos ve con buenos ojos" porque nos tiene antipatía o nos tiene envidia. De ahí viene la expresión Mal de Ojo.

Somos poseedores de un poder mental que lo podemos utilizar para el bien y para el mal. Y si alguien proyecta mucha energía, muchos malos pensamientos, muchos malos deseos con intensidad contra nosotros puede acabar por llegarnos y apoderarse de nosotros si estamos debilitados o somos muy receptivos. Una asimilación de la energía dañina trasmitida por otra persona, ya sea provocada voluntaria o involuntariamente nos puede provocar que nos empecemos a sentir mal y que las cosas nos salgan mal. A veces puede suceder que la persona causante desconozca su propio poder o que no sea consciente de sus propios deseos o envidias, pero eso no quiere decir que igualmente no sea quien lo ha provocado, aunque haya sido de forma involuntaria.

SÍNTOMAS DEL MAL DE OJO:

Pesadillas y sueños negativos repetitivos.
Sobresaltos durante el sueño (nos despertamos con sensación de azoramiento y agobio).
Pesadez y opresión en el pecho ya sea dormido o despierto.
Opresión en la garganta por un sueño ocurrido en las últimas horas de la noche.
Tensión nerviosa.
Estado de nerviosismo y ansiedad generalizada.
O por el contrario, falta de energía, apatía y cansancio.
Depresión y tristeza sin saber el motivo.
Mareos y vahídos.
Mente confusa, embotada, pérdida de memoria.
Náuseas, vómitos o falta de apetito.
Inapetencia sexual. Malhumor continuo.
Dolores de cabeza frecuentes.
Todas o casi todas las cosas nos salen mal al mismo tiempo a nosotros y a las personas que viven con nosotros.
Enfermedad repentina nuestra o de algún familiar.

En los niños:
Falta de apetito, falta de vitalidad, llantos continuos, alteraciones del sueño o insomnio.

Si tienes alguno o varios de estos síntomas, lo primero es acudir al médico para verificar si se trata de alguna enfermedad, en cuyo caso deberemos seguir sus indicaciones.

Pero también podemos comprobar si estamos siendo víctimas de algún mal de ojo.

¿CÓMO SABER SI SE ES VÍCTIMA DE UN MAL DE OJO?

Podemos utilizar cualquiera de los siguientes métodos:

- Se echa en un cuenco de barro un puñado de sal, en el fondo del mismo habremos puesto un poco de vinagre. El cuenco se pone sobre un plato sopero. Se deja en reposo en un lugar de la habitación, en un sitio que no moleste. Si en el ambiente hay negatividad al día siguiente se comprobará cómo la sal ha trepado por encima de las paredes del cuenco llegando hasta el borde, y que ha bajado por el exterior del cuenco, incluso derramándose en el plato sopero. A mayor negatividad, antes se derrama. A veces transcurren varios días en iniciarse el proceso. Normalmente se deja en reposo dos semanas, 13 o 14 días. Si se ha desbordado, entonces se limpiará todo y se repetirá con vinagre nuevo y sal nueva otros 13 ó 14 días más, así hasta que no se derrame, entonces indicará que la negatividad ha cesado porque ya ha sido absorbida por el vinagre y la sal. Si no hay negatividad no se derrama.

- Debajo de la cama donde se duerme se pone un plato de loza blanco nuevo, después echaremos sal y un poco de vinagre. Si el color del vinagre se vuelve verde oscuro o negro es que eres víctima de un aojamiento.

- Prueba del agua y del aceite de oliva: Se prepara un bol o plato hondo con agua y un vasito con aceite de oliva. La persona que es víctima introducirá los dedos índice y corazón en el aceite, y después los dejará gotear sobre el agua. Si se tiene el "mal de ojo" el aceite se dispersará en una gran cantidad de gotas, o formará una macha irregular con o sin circulitos dentro, o las gotas de aceite se hundirán en el agua.

Para poder eliminar toda esa negatividad que está dañando a esa persona se podrá realizar cualquiera de estos rituales. Si pasados unos días la persona no muestra síntomas de mejora, se puede repetir o usar otro.

CURACIÓN DEL MAL DE OJO POR MEDIO DEL ACEITE DE OLIVA Y UNAS TIJERAS

Para realizar este ritual es necesario que la persona afectada esté presente. Se podrá hacer en cualquier momento del día o de la noche.

Vamos a necesitar:
- Un plato sopero con agua
- Un vasito con aceite de oliva
- Unas tijeras

Poner las tijeras abiertas, en el fondo del plato con agua. Mojar el dedo anular de la mano derecha de la persona afectada en el vasito con aceite. Dejar caer, desde ese dedo, siete gotas de aceite sobre el agua, justo encima de donde están las tijeras. Mientras caen las gotas, recitar la oración:

"Con un ojo te he mirado, con dos ojos te han ojeado, con aceite te he curado". 

Si el aceite se mantiene muy compacto, si las gotas no se disgregan y quedan flotando, es señal de que no hay mal de ojo y de que los trastornos se deben a otras razones. Si en cambio se rompen en pequeñas gotitas o se va al fondo del plato, será señal de que sí ha habido mal de ojo y que ya se está curando.

ORACIÓN PARA CURAR EL MAL DE OJO:

Ésta oración es muy efectiva para quitar el mal de ojo y para que se tranquilicen las personas afectadas. Hay que rezarla durante 3 veces seguidas a lo largo de 3 días seguidos (en total, 9 veces).

(Nombre de la persona afectada)
Te santiguo en el nombre del Padre (se dice el nombre de la persona de nuevo)
del Hijo (se dice el nombre otra vez)
y del Espíritu Santo (se repite el nombre).
Amén.

¡Oh, Divino Maestro Jesús! Criatura de Dios, yo te corto el susto.
No te lo corto con un cuchillo, ni con hierro, ni con martillo martillado porque no puede ser cortado. Yo te lo corto en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

¡Oh, Divino Maestro Jesús! Señor Mío Jesucristo, 33 años anduviste por el mundo.
Y en muchos refugios entraste, a muchos enfermos curaste, a María Magdalena perdonaste, a Lázaro resucitaste y en la Cruz, por nosotros expiraste.

Y así como estas palabras son ciertas y verdaderas, haz el bien de sacar a esta criatura el susto y el disgusto que por sus nervios y venas del cuerpo corren.

Por los Ángeles del Cielo, por las Misas del Misal, por las tres palabras fuertes que el sacerdote dice en el altar, que cualquier celo del mal que esta criatura en su cuerpo tenga, llévalo a lo más hondo del mar, donde no crezca ni permanezca, donde no le haga mal ni a ella, ni a mí, ni a ninguna criatura nacida.

Jesucristo nació en Belén y ningún mal sintió. Y así, con estas palabras, del susto te curo yo. ¡Oh, Jesús, Divino Maestro!

Criatura de Dios, donde a Jesucristo se le nombra, todo mal se asombra.
Donde Jesucristo es llamado, todo dolor y quebranto quedan eliminados.
Donde a Jesucristo se rogó, todo daño se quitó.

Este mal que te afecta se despide de ti, lo despido de mí y lo aparto de todo ser vivo con la Gracia de Dios Padre Todopoderoso, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

CONJURO GALLEGO CONTRA EL MAL DE OJO:

Tomamos un ajo, lo pelamos, y sin cortarlo lo untamos con sal, y con él diremos lo siguiente mientras se frota la frente con el ajo la persona que tiene el "mal de ojo":

Allo Santo ó Sagrario
corto esta revirada a ... (decir el nombre completo de la persona).
que sea desconxurada
Cristo con Cristo
San Xoan evanxelista
ó redor da túa vista
envidia mata a quien envidia ten
que eu non teño envidia a ninguén
coa auxada de deus e da virxe Máría
un Padrenuestro e un Avemaría.

(A continuación se reza un Padrenuestro y un Ave María).

RITUAL PARA NEUTRALIZAR A LOS AOJADORES:

Se coge un limón por cada persona que nos desee mal para que el daño que está haciendote esa o esas personas en concreto se congele. A ella no le va a pasar nada malo. Escribes su nombre y apellidos en un papel, le haces una rajita al limón entero, metes ahí el papel y dices: "NO CONGELO A X SINO QUE CONGELO EL MAL QUE NOS ESTÁ HACIENDO". Se envuelve con papel de aluminio y se guarda en el congelador. Si más adelante esa persona te vuelve a hacer daño, se saca el limón, que ya habrá cumplido su cometido, se tira a la basura y se repite el conjuro.

BAÑOS DE DESCARGA:

Tras una ducha normal coger puñados de sal gorda marina y frotarse con ella sin apretar en círculos por todo el cuerpo. Después volver a aclararse y que la sal cargada con la negativdad se vaya por el desagüe. Esto se puede un día o varios días seguidos o alternos. Depende de cómo nos vayamos notando.

Otro ritual de baños es el siguiente: Se hacen durante 3 días seguidos y cuando el sol ya se ha ocultado. Hay que ducharse y, antes de secarse, echarse una de estas decocciones o preparaciones y a continuación secarse con una toalla blanca, que se debe lavar aparte del resto de la ropa. Tras la ducha hay que permanecer un mínimo de 8 horas sin volver a ducharse.

1er. día: Se hace un domingo por la noche. A media tarde se pone a hervir a fuego lento, en 2 litros de agua un puñado de romero, cuando se apaga el fuego, añadir 12 dientes de ajo partidos por la mitad. Por la noche, después de la ducha, echarse el líquido por el cuerpo mientras se recita: "Que el mal que me ha invadido se vaya por donde ha venido". Después secarse con la toalla blanca.

2do. día: Igual. Por la noche ducha y en 2 litros de agua, añadir un vaso de vinagre de manzana y un puñado de sal gorda marina, diciendo lo mismo que el día anterior y secarse con toalla blanca

3er. día: Preparar una infusión, en 2 litros de agua, con pétalos de rosa blanca, verbena y hierbabuena. Ducharse y echarse la infusión, diciendo: "Que todo lo bueno venga a mí porque me lo merezco".

AMULETOS Y RITUALES DE PROTECCIÓN:


- Llevar una cinta roja anudada con un lazo en la muñeca.

- Llevar una mano o figa colgada del cuello.

- Llevar un ojo turco.

- Llevar una mano de Fátima.

- Llevar una piedra de turmalina negra colgada en el cuello. Mejor si no está pulida y se lleva junto a un cuarzo blanco.


- Llevar una Cruz de Caravaca de oro o de plata colgada al cuello en una cadenita. Mejor si es regalada y si está bendecida por un sacerdote o mojada en agua bendita, pero si nadie te la regala ni está bendecida no te preocupes, que también te protegerá. Si se rompe la cruz, significa que ha hecho de escudo protector de un ataque fuerte dirigido hacia ti, por lo que ya cumplió su misión. Lo mejor es enterrarla en un bosque o un jardín y hacerte con otra.

Según el blog Santería Poderosa, para bendecir la cruz, debemos de hacer un ritual para purificarla cuando la recibimos, también puede suceder que haya perdido fuerza con el tiempo, por lo que habrá que bendecirla para devolverle su fuerza original. Para ello es necesario sumergirla durante 7 minutos en leche y luego durante 7 minutos en agua con sal marina.
Después recitamos la siguiente oración :

"¡Santa Cruz de Caravaca! 
A tu poder me acojo.
Por mi abogada te escojo.
Y si tu fuerza me saca. 
De la pena que hoy me ataca, 
Te traigo en pena y señal. 
Incienso, mirra y copal, 
Y con alma limpia y pura. 
Una pequeña figura. 
De mi persona en metal. 
Cruz bendita y soberana. 
Que obras tantas maravillas, 
Te alabo en frases sencillas. 
Cada dia de la semana.
Mi alabanza nunca es vana, 
Pues ya no cabe ni duda, 
Que al mundo tu fuerza escuda. 
Y a quien rendido te nombra, 
Lo cobijas con la sombra 
De tu poderosa ayuda”. 
Amén".

Recomendaciones: Se recomienda guardar la Cruz de Caravaca junto a lo que se quiere proteger. Si es la casa, sobre el dintel de la puerta de entrada o bien detrás de la puerta. Si se trata de la protección de uno mismo se puede proceder de dos maneras: situándola bajo la almohada o llevándola sobre el pecho. También se puede colocar sobre la fotografía de la persona que necesita protección. La Cruz de Caravaca resulta de gran eficacia sobre lugares, personas y animales que son objeto de maleficios, encantamientos o posibles actos de brujería por su doble poder físico y espiritual representado, repetimos, por el doble trazo de la doble crucifixión.

Oración para bendecir la Cruz de Caravaca:

Crux mihi salus.
Crux est quam semper adoro.
Crux mihi refugium.
Crux domini mecum.

En cada pronunciación de la palabra Crux deberá hacerse la señal de la Cruz. La primera sobre el entrecejo, la segunda sobre los labios, la tercera sobre el corazón y la última sobre el abdomen. La Cruz tiene gran poder sobre toda clase de embrujos, mal de ojo y dolores, siendo asimismo gran protectora en los viajes. En el último tránsito haciendo las cruces sobre el agonizante le proporciona entereza, valor y conformidad.

0 comentarios:

Gracias por comentar