Google+ Apotecarium: febrero 2014

miércoles, 19 de febrero de 2014

Aceites esenciales, sus propiedades y usos

Abedul: Propiedades diuréticas. Útil en las enfermedades de la piel.

Abeto: Propiedades expectorantes. Efectivo en catarros bronquiales, pulmonares.

Ajedrea: Estimulante, tónico, antiséptico, antimicrobiano y expectorante. Favorece los procesos digestivos.

Albahaca: Su acción refrescante y tónica beneficia a las pieles flácidas. Ayuda a controlar el acné. Es un buen tónico para el corazón y el sistema nervioso. Muy eficaz contra jaquecas y las migrañas. Ejerce una acción beneficiosa en las vías respiratorias. Desinfectante, antiinflamatorio y antibacteriano. Vigorizante y revitalizante.

Alcanfor: Tiene propiedades antiinflamatorias, es antiséptico, carminativo, diurético, insecticida, laxante, febrífugo y estimulante. Se utiliza en tratamientos contra el acné, dolores musculares, esguinces, reumatismo, resfriados, fiebre, bronquitis y enfermedades infecciosas. En tratamientos cosméticos el aceite esencial de alcanfor se utiliza en cremas y geles para masajes de piernas y pies cansados por su efecto refrescante y calmante. También se utiliza en la elaboración de champús para cabello graso porque regula la secreción de grasa.

Anís: Calmante de los dolores digestivos. Calorífico y estimulante. Beneficioso en problemas respiratorios. Tiene un efecto antiséptico, antiespasmódico, carminativo, diurético, expectorante, estimulante y estomacal.

Árbol de Té: Tiene efectos antiinfecciosos, antisépticos, bactericidas, antivirales, fungicidas y antiparasitarios muy potentes  gracias al terpineol. Inmunoestimulante, antiinflamatorio, balsámico, cicatrizante, sudorífico, balsámico, expectorante, estimulante del sistema inmunitario. Este aceite esencial se puede utilizar en picaduras de insectos, forúnculos infectados, ampollas, herpes, quemaduras, cortes u otras heridas poniendo una gota en el lugar afectado, aunque escuece mucho. Es muy apreciado en cosmética y belleza ya que, gracias a sus efectos calmantes y cicatrizantes deja la piel regenerada incluso después de lesiones importantes.

Árnica: Anticongestivo, desinflamante, favorece la circulación sanguínea, muy útil para golpes, contusiones, derrames bajo la piel y esguinces. Retardador del crecimiento del vello.

Azahar: Actúa estimulando la eliminación de células muertas y el desarrollo de las nuevas. Al inhalarlo calma la tensión nerviosa y favorece la calma y el sueño. Antidepresivo, desodorante, rejuvenece la piel. Muy indicado para pieles sensibles y con couperosis.

Basílico: Acción tonificante. Efecto digestivo y carminativo. Afrodisíaco.

Benjuí: Expectorante. Equilibrante del sistema nervioso. Es eficaz en pieles agrietadas y secas, devolviendoles su elasticidad. Inhalándalo calma el sistema nervioso. Beneficioso en los estados de tristeza, soledad y depresión. Mediante masajes activa el corazón y la circulación. Tambien ayuda en problemas urinarios como la cistitis cuando damos un masaje en la zona de la pelvis.

Bergamota: Eficaz en las infecciones bucales, de la piel y de las vías respiratorias y urinarias. Propiedades antisépticas, cicatrizantes y muy útil para combatir herpes, eczemas y psoriasis. Es un aceite muy efectivo como antiespasmódico, tónico y estimulante digestivo, calmante y antiséptico. Es sumamente efectivo en baños de inmersión y rociado en una habitación o ambiente de trabajo. Inhalándolo, la combinación de sus efectos calmantes y fortalecedores alivian la ira y la frustracion porque disminuye la acción del sistema nervioso simpático y resulta eficaz como antidepresivo. Aplicandolo en la piel regenera las células cutáneas y está indicado para heridas, úlceras varicosas, prurito vaginal, psoriasis, sarna, herpes e infecciones de las vías urinarias masajeando en la zona de la pelvis. Mejora las condiciones de las pieles grasas por su acción  antisepticas y curativas. Su agradable fragancia cítrica es muy utilizada en preparaciones cosméticas.

Cajeput: Propiedades antisépticas contra las infecciones respiratorias. Es expectorante, antibacteriano, descongestionante venoso, balsámico, y antiinflamatorio. Está indicado para pieles grasas y granos. Para preparar una mascarilla para pieles grasas, añadir a una base de arcilla cinco gotas de aceite esencial de Cajeput. También se utiliza en la elaboración de jabones como agente fragante y refrescante, pues su fragancia es muy refinada y aromática.

Caléndula: Es el aceite esencial que mejores resultados presenta en el tratamiento de pieles sensibles, atópicas, con psoriasis, eczemas y para el tratamiento de dermatitis por su gran poder antiinflamatorio al ser inhibidor de las prostaglandinas, responsables de las inflamaciones cutáneas, calmando los picores y favoreciendo la cicatrización. Mejora la circulación cutánea, es desintoxicante, hidrata y da elasticidad a la piel. Está indicado en verrugas porque ayuda a su desaparición; úlceras, ya que ayuda a la formación de tejido sano; acné: desinflama la piel y evita los brotes; quemaduras, sobre todo las producidas por el sol; picaduras de insectos y medusas. Se puede preparar en oleato dejando reposar flores secas de caléndula en aceite de almendras o de oliva conservándolo en un frasco de cristal durante 40 días.

Canela: Antiséptico, antimicrobiano, antiparasitario, astringente, estimulante, antidiarréico, carminativo, digestivo y afrodisíaco. Muy ed¡fectivo contra picaduras de insectos.

Cardamomo: Refrescante y estimulante. Su principal acción se dirige al sistema digestivo. Estimulante y vigorizante de la mente.

Cedro: Acción relajante, astringente y antiséptica. Tónico y estimulante. Calmante, armonizante, tónico respiratorio. Se usa como complemento para el tratamiento de la caída del cabello y la caspa. Purifica el aire y facilita la respiración al ser mucolítico, por lo que es una excelente ayuda en casos de catarros y resfriados. Usado en cosmética resulta un magnífico astringente y antiséptico en mascarillas purificantes para pieles grasas o acnéicas, jabones y champús anticaspa. El aceite esencial de cedro es muy utilizado en productos cosméticos para hombres, sobre todo en lociones after shave, ya que tiene un aroma muy masculino.

Ciprés: Revitalizante, relajante y refrescante. Astringente, antiespasmódico y vasoconstrictor. Muy adecuado para el cuidado de la piel y el cabello porque estimula la circulación y regula la secreción sebácea. Se puede añadir en cremas para el tratamiento de la celulitis. Es muy astringente, por lo que se utiliza en pieles normales, mixtas y grasas. En baños templados o aceites de masaje, estimula y reanima los músculos doloridos y cansados después del ejercicio, por lo que resulta un excelente tónico muscular. Combate la sudoración excesiva, especialmente de los pies, y es utilizado como desodorante. Coadyuvante en problemas respiratorios, asma, tos seca, sinusitis, irritación de garganta y afonía, también  limpia los pulmones. Es antiespasmódico y antiséptico, refrescante y balsámico. En aromaterapia combate la tristeza, la indecisión, la depresión, el enfado, los miedos y las frustraciones. Asimismo se puede utilizar en compresas contra las varices y capilares rotos mezclándolo con aceites esenciales de geranio y lavanda diluido en un aceite base.

Citronela: Tónico, estimulante, antiespasmódico, bactericida, antiséptico, fungicida, diurético, insecticida, etc. Resulta muy beneficioso para las pieles grasas y muy útil como repelente de insectos, así como para tratar gripes, resfriados e infecciones. Su aroma a limón con notas amaderadas es muy apreciado en cosmética.

Clavo: Estimulante, sedante, antiséptico y calorífico, antibacteriano, antifúngico, antiinflamatorio, cicatrizante y analgésico. Sirve para combatir los dolores dentales. Si se utiiliza como condimento, combate la flatulencia, los dolores gástricos y abdominales. Ayuda a  aliviar dolor muscular.

Enebro: Propiedades astringentes, antisépticas, desintoxicantes, tónico, anticelulítico y reductor. Muy utilizado en preparaciones postdepilatorias y como aftershave, en tratamientos antiacné y anticelulíticos. Tiene un aroma fresco y balsámico.Calmante y vaso conductor. Elimina el exceso de agua y grasa en los tejidos. Refrescante. Antiséptico de las vías respiratorias. Acción diurética y depurativa. Desintoxicante. Restaura el equilibrio psíquico. Ideal para baños y masajes para la celulitis.

Espliego: Refrescante y relajante. Es un buen antiespasmódico, carminativo y estomacal. Antiséptico y cicatrizante. Eficaz contra las picaduras de insectos.

Eucalipto: Balsámico, desodorante, estimula y reanima. Febrífugo, ayuda a reducir la temperatura corporal. Antiséptico, analgésico, expectorante, antiespasmódico, antimicrobiano, cicatrizante. Su empleo está indicado en catarros, gripes, infecciones de la garganta, herpes, sinusitos, reumatismo, neuralgias y úlceras de la piel. Como cosmético se usa principalmente en pieles grasas y con acné, para mejorar la circulación de las uñas y cutículas y como estimulante del cuero cabelludo.

Gaulteria o Wintergreen: De aroma alcanforado, se utiliza, además de en tratamientos de aromaterapia, como saborizante y en la elaboración de productos de higiene dental. Se recomienda especialmente para deportistas porque alivia los dolores musculares, calambres y contracturas. En combinación con otros aceites esenciales puede ayudar a tratar la celulitis. Es antiinflamatorio, antiespasmódico y antiálgico.

Geranio: Refrescante, relajante. Magnífico reafirmante muscular. Tónico, hemostático, antidiabético, cicatrizante, analgésico, repelente de insectos, diurético, antidepresivo, estimulante de la corteza suprarrenal, equilibrante hormonal, desinfectante y cicatrizante. En cosmética es muy empleado por su acción purificante, refrescante y astringente. Sus componentes suaves permiten aplicarlo en el rostro como limpiador, astringente, tónico, y para la prevención y tratamiento de arrugas. Se usa en problemas de dermatitis, aftas, quemaduras, diabetes, eczema seco, cálculos renales, herpes, cuidados de la piel, úlceras de la garganta, repelente de insectos, perfumes, cremas, jabones, baños y masajes. Añadido a cremas es un buen equilibrador en casos de acné, pieles secas y maduras. También ayuda a combatir la celulitis.

Hierbabuena: Es muy eficaz en trastornos digestivos e infecciones respiratorias. Asimismo, resulta muy efectivo para abrir los poros, tonificar la piel y combatir el acné. La mezcla de unas gotas de aceite esencial de hierbabuena con aceite de oliva es un magnífico bálsamo para curar las quemaduras.

Hinojo: Aceite antitóxico y depurativo. Carminativo, digestivo y diurético, tónico del hígado, los riñones y el bazo . Reduce la inflamación de las bolsas de ojos. Se utiliza con frecuencia en tratamientos del cuidado de la piel para tonificar los tejidos cutáneos hinchados o fláccidos, por lo que es uno de los mejores aceites para el tratamiento de la celulitis a nivel local. Además, tiene poder hidratante, diurético y reductor. Estimula la producción de estrógenos, necesarios para el mantenimiento del tono muscular y la elasticidad de la piel, por lo que sirve para retrasar algunos de los efectos degenerativos del envejecimiento.

Hisopo: Es principalmente estimulante, pero también tiene efecto regulador y astringente. Produce una sensación relajante.

Incienso: Muy beneficioso en bronquitis y asma. Es muy utilizado en aromaterapia por sus propiedades sedantes. Previene las estrías. Es un potente cicatrizante para heridas, úlceras y hemorragias ya que renueva la piel. Gracias a su poder tonificante es especialmente útil en pieles con acné o envejecidas, ya que previene la aparición de arrugas. Es muy utilizado en cosmética y perfumería ya que actúa como antiséptico, astringente y equilibrador.

Jazmín: Actúa principalmente a nivel emocional. Sedante nervioso y antidepresivo. Afrodisíaco que calienta y relaja el organismo. . Ideal para el cuidado de la piel, en especial las pieles secas. Propiedades sensuales.

Jengibre: Proporciona calor y es digestivo. Lavanda: Calmante, sosegante y equilibrador. Propiedades analgésicas, antisépticas y antibióticas. Excelente regenerador celular de los tejidos.

Lavanda: Tiene efectos equilibrantes, cicatrizantes, tonificantes y calmantes. Es antidepresivo y estimulante de las defensas del organismo. Por su acción antiséptica y regenerante es apropiado para todo tipo de pieles, desde las juveniles, grasas, impuras o con acné hasta las secas, maduras o con problemas específicos. También es repelente de insectos Puede añadirse a todo tipo de preparados cosméticos y es muy apreciado por su agradable, fresca y elegante fragancia.

Laurel: Antiséptico, bactericida, digestivo, antirreumático, diurético, fungicida, sedante, estomacal y emenagogo. El aceite esencial de laurel relaja las inflamaciones y reduce las cicatrices. Es un buen tónico para el cabello y el cuero cabelludo, estimulando el crecimiento capilar y contribuye junto con el aceite esencial de romero a la desaparición de la caspa. Es muy conocido por sus potentes efectos sobre el sistema nervioso. Sus propiedades antiespasmódicas y analgésicas le confieren un leve efecto narcótico. Junto a sus propiedades sedantes, se usa para combatir la depresión y ansiedad. Es uno de los ingredientes principales en la elaboración del jabón de Alepo.

Lavandín: Es una planta híbrida del espliego y la lavanda. Calmante, sedante, descontracturante muscular.

Lemongrass: Gran poder tonificante y estimulante sobre todo el organismo. Analgésico, antidepresivo, antimicrobiano, antipirético, antioxidante, astringente, bactericida, desodorante, fungicida, tónico nervioso, sedante, insecticida, antiséptico y refrescante.

Lima: De características similares al aceite de limón, tiene efectos antirreumáticos, antisépticos, antivíricos, bactericidas, febrífugos, reconstituyentes y tónicos. Produce unos resultados excelentes en el tratamiento del acné, forúnculos, sabañones, callos, cortes, piel grasa, herpes, úlceras bucales, picaduras de insectos, granos, varices y verrugas.

Limón: Antiséptico, astringente y tónico. Activa la circulación sanguínea y linfática. Estimulante del sistema linfático. Astringente. Antiácido, antiséptico y aclarante de la piel. Añadido al agua del baño estimula la circulación y reanima los sentidos. Actúa como vitalizante y se puede añadir a tónicos cutáneos, cremas anticelulitis, lociones para pieles mixtas o grasas, cremas de manos para fortalecer las uñas quebradizas, champús para cabellos grasos y jabones artesanales. En perfumería el aceite de limón es un componente fundamental del agua de colonia. Es muy efectivo para la detención de hemorragias, como repelente de insectos y contra la gripe y resfriados. Calma la tos inhalando 3 gotas en agua hirviendo.

Litsea Cubeba: Efecto digestivo, antiséptico, desinfectante, insecticida, estomacal y sedante. Es apropiado para el tratamiento contra el acné, granos, transpiración excesiva y piel grasa. Su aroma recuerda las fragancias para bebés.

Mandarina: Efecto tónico y estimulante sobre el estómago y el hígado. Regenerador celular. Mejora la circulación sanguínea por lo que resulta un buen ingrediente para aceites y lociones corporales. Resulta muy efectivo en casos de insomnio y tensión nerviosa. Al igual que los demás aceites cítricos, no se debe aplicar antes de la exposición al sol o antes de someterse a una sesión de sol artificial.

Manzanilla: Refrescante y relajante. Hidratante. Analgésico, cicatrizante y antiséptico. Relajante, efectos calmantes sobre la mente y el cuerpo. Se aplica para dolores e inflamaciones y para los estados de enojo y humor colérico. Ideal para proteger pieles secas. Reparador del sueño.

Mejorana: Relajante y fortalecedor. Efecto reconfortante y analgésico.

Melisa: Acción tónica sobre el corazón y el sistema nervioso. Sedante, calmante y antidepresivo.

Menta Piperita: Propiedades digestivas, acción antiespasmódica. Efectos analgésicos, sedantes y refrescantes. Antiséptico y antiinflamatorio de la piel. Analgésico, antimicrobiano, antiinflamatorio, antiprurítico, antiviral, astringente, expectorante, febrífugo y como tónico nervioso. Es antiséptico y resulta muy útil para tratar heridas, dermatitis, tiña, sarna y acné. Por su alto contenido en mentol, el aceite esencial de menta sirve para refrescar la piel y es efectiva en productos cutáneos vigorizantes, como las lociones para los pies y las cremas para después del sol. Se puede añadir al baño para tonificar y estimular la piel. Posee efectos calmantes para las piernas cansadas e hinchadas.

Mirra: Estimulante y fortalecedor. Su principal zona de acción reside en el sistema pulmonar. Efecto refrescante sobre la piel. Antiinflamatorio, antimicrobiano, antiséptico, balsámico, cicatrizante, fungicida, revitalizante y tónico. Está especialmente indicado para las heridas, eccemas y arrugas ya que revitaliza la piel madura. Excelente contra las enfermedades de las encías y la boca en general.


Naranja: Efecto relajante, calmante y antidepresivo. De aroma cálido y rotundo produce una sensación de jovialidad. Antiinflamatorio, antiséptico, bactericida, digestivo, fungicida, hipotensor, estimulante digestivo, y linfático, estomacal y tónico. También resulta efectivo contra la celulitis.

Neroli: Antidepresivo, antiséptico y afrodisíaco. Útil en caso de estados de ansiedad y paranoia.

Nialui: Antiséptico. Estimulante de los tejidos, contribuye a su regeneración. Despeja la mente y facilita la concentración. Incrementa la producción de glóbulos blancos y la actividad de los anticuerpos.

Nuez Moscada: Efecto analgésico, antioxidante, antirreumático, antiséptico, antiespasmódico, afrodisíaco, carminativo, digestivo, emenagogo, estimulante de las secreciones gástricas, larvicida, estimulante y tónico. Como uso externo, el aceite se utiliza para tratar los dolores reumáticos y, al igual que el aceite de clavo. Se puede aplicar como tratamiento de urgencia para calmar los dolores de muelas.

Orégano: Efectivo contra los dolores de las menstruación. Antiséptico, sedante, calorífico y muy beneficioso para problemas de las vías urinarias.

Palmarosa: Tiene aroma a rosas frescas. En cosmética se usa por su poder regenerador e hidratante, vigorizando la piel madura y con arrugas. Es un aceite antiséptico, bactericida, astringente, cicatrizante, estimulante de la circulación y un tónico.

Palo de Rosa: Desodorante, antiinfeccioso, bactericida, antifúngico, antiviral,  tónico muscular y estimulante. Maravilloso regenerador ceular de la piel. Calmante y relajante. En aromaterapia alivia la tensión, calma dolores de cabeza y es antidepresivo, liberando energías negativas del cuerpo y de la mente. Unas gotas añadidas a un aceite de almendras o de germen de trigo ayuda a eliminar arrugas, marcas y cicatrices.

Patchouli: Efecto sedante o estimulante dependiendo de la dosis. Propiedades astringentes. Bactericida suave, favorece la formación del tejido cicatrizal. Afrodisíaco.

Petitgrain: Aceite neutro, ni sedante ni estimulante. Refrescante, propiedades desodorantes. Efecto antiséptico, antiespasmódico, desodorante, digestivo, tónico nervioso, estimulante digestivo y nervioso y estomacal. Ayuda a mejorar la digestión poniendo un par de gotas en bebidas o dulces, ya que reduce las flatulencias y espasmos. El aceite esencial de petitgrain es ideal para crear un ambiente fresco y limpio, en sitios frecuentados por muchas personas. Es antidepresivo, ejerce un efecto muy sutil y positivo sobre los sentimientos en casos de tristeza. En caso de insomnio, alternándolo con lavanda o neroli, depositar una gota sobre la almohada. Tiene gran valor como tónico y depurativo en preparados cosméticos.

Pino: Alivia el dolor muscular. Balsámico, expectorante y antiséptico pulmonar muy potente. Amplio espectro de acción como antibacteriano, antifúngico, antiséptico, antiviral, desodorante. Se utiliza también para dolores musculares, catarros, asma, etc. En aromaterapia también es muy común porque su aroma despierta los sentidos. Refrescante y estimulante, es uno de los aceites más usados para preparaciones cosméticas masculinas. Es muy inflamable e irritante para los ojos.

Pomelo: Posee virtudes suavizantes, astringentes, antisépticas, antiinflamatorias y relajantes. Es rico en vitaminas A, C y Potasio. El aceite esencial de pomelo es un potente antioxidante natural, se utiliza en el tratamiento de acné por su suave efecto exfoliante.

Romero: Efecto analgésico, antimicrobiano, antioxidante, antirreumático, antiséptico, antiespasmódico, afrodisíaco, astringente, carminativo, cicatrizante, digestivo, diurético, fungicida, hepático, hipertensor, tónico nervioso, parasiticida, reconstituyente, estomacal, sudorífico, tónico y vigorizante. Este aceite resulta muy eficaz para las varices, la caspa, dermatitis, acné, eczema y cabello graso. Estimula el crecimiento del cabello, regula la seborrea y es excelente contra los piojos, la sarna y como repelente de insectos.

Rosas (Damascena, Centifolia, Gallica, Canina): Antidepresiva, afrodisíaca, depurativa y sedante. Se usa en casos de depresión, insomnio, náuseas, vómitos, trastornos oculares y cuidado de la piel, ya que es purificante, calmante, tonificante, regenerante, antiinflamatoria, hidratante y cicatrizante.

Salvia: Relajante, calma los nervios. Termizante y antiespasmódico. El aceite esencial de salvia es muy usado en cosmética gracias a su acción antiinflamatoria y calmante, siendo muy útil en casos de inflamación de la piel. Indicado para pieles muy secas y maduras. Además regula las transpiraciones excesivas, favorece el crecimiento del cabello y ayuda a controlar el exceso de grasa y caspa añadiendo unas gotas en el acondicionador o como ingrediente en lociones capilares.

Sándalo: Presenta propiedades antidepresivas, analgésicas, antiinflamatorias, antisépticas y bactericidas. Expectorante y antiespasmódico. Excelente para pieles secas. Es astringente, emoliente, tónico, hidratante, descongestionante, rejuvenecedor de la piel y su aroma es afrodisíaco. Emoliente, tónico y sedante. Tiene un aroma dulce, balsámico, cálido y aterciopelado.

Sasafrás: Analgésico, antirreumático, anti inflamatorio, depurativo, carminativo. Estimulante general, sudorífico y diurético.

Tilo: Tónico estimulante, diurético, antiespasmódico y expectorante.

Tomillo: Antiséptico. Estimulante digestivo. Desinfectante pulmonar. Estimula la producción de glóbulos blanco. Reanima y fortalece. Está indicado como ingrediente en preparaciones para el tratamiento de dolores musculares y articulares. Tradicionalmente se ha utilizado para curar heridas de gravedad, contra el asma inhalando su vapor en infusión y para la disnea. Puede ser tóxico si no se emplea de la forma correcta.

Vetiver: Aceite muy refrescante y profundamente relajante, revitalizante, nutritivo e hidratante para pieles secas, deshidratadas o irritadas. Es un excelente aceite regenerativo antiarrugas y antiestrías. Muy apreciado en cosmética como perfumes y desodorante por su aroma duradero.

Violeta: Reduce los dolores. Descongestiona la piel. Ayuda a conciliar el sueño. Balsámico, es efectivo para provocar la expectoración en trastornos de las vías respiratorias y favorece la cicatrización de heridas y contusiones.

Ylang-Ylang: Antidepresivo, afrodisíaco y sedante. Efecto calmante y relajante. Acción equilibrante de la grasa de la piel. Armonizador, antidepresivo, antiséptico, eufórico, sedante, afrodisíaco, hipotensivo y tonificante . Estimula la producción de adrenalina. Tonifica el corazón. Aplaca los estados de ánimo negativos como la irritación y la ansiedad. Para casos de insomnio poner una gota de aceite en la almohada. Es adecuado para pieles secas o maduras.

Zanahoria: Acción tónica. Restaura el tono y la elasticidad de la piel. Ayuda a reducir arrugas.


La mayoría de los aceites esenciales no se deben aplicar directamente sobre la piel ni ser ingeridos. 

Se usan habitualmente en aromaterapia, baños, jabones, maajes, cataplasmas, bálsamos, cremas, etc., disueltos en aceites portadores o aceites base y en muy poca cantidad. 

Las mujeres embarazadas no deben utilizarlos los 3 primeros meses del embarazo ni se deben emplear en niños menores de 2 años. 

Los aceites esenciales de cítricos y el de rosa mosqueta no se deben aplicar antes de la exposición al sol o antes de someterse a una sesión de rayos UVA.

domingo, 16 de febrero de 2014

El uso correcto del papel de aluminio

El papel de aluminio se utiliza ampliamente en los alimentos, pero en la mayoría de los casos se usa incorrectamente. Los usuarios tienden a poner la cara brillante hacia fuera, ya que deja el aspecto del plato más bonito. El lado más brillante es así porque se hace un pulido del aluminio para crear una barrera y evitar el contacto directo del aluminio con los alimentos. Por tanto, debemos poner el lado brillante hacia los alimentos y el lado no brillante hacia afuera. Si lo hacemos al revés es decir el no brillante hacia los alimentos, el aluminio entrará como un verdugo invisible en lo alimentos

Esta protección, el pulido, no está en ambos lados ya que es un proceso costoso que haría que la comercialización del aluminio fuera inviable. El aluminio es altamente tóxico y es sin duda responsable de complicaciones generales en el funcionamiento de nuestro cuerpo y puede ser un factor de la enfermedad de Alzheimer, fomentando su aparición temprana.

sábado, 15 de febrero de 2014

Champú fortificante y estimulador del crecimiento del cabello

Este champú líquido es anticaspa, fortalece el pelo gracias al romero y estimula el cuero cabelludo y los folículos capilares debido al abrótano macho, para evitar que se caiga el pelo y favorecer su nacimiento.

- 1 litro y medio de agua hirviendo
- 1 cucharada sopera de bicarbonato sódico
- 4 cucharadas soperas de hojas de romero secas
- 4 cucharadas soperas de hojas de abrótano macho (artemisia abrotanum) secas
- 2 yemas de huevo
- 20 gotas de aceite de jojoba
- 6 cucharadas soperas de jabón rallado

Preparar una infusión con el agua, el abrótano macho y el romero, cocer a fuego muy lento durante 10 minutos, tapar y dejar reposar durante 2 horas.
Colar, volver a calentar a fuego muy lento y disolver el jabón rallado removiendo la mezcla.
Incorporar el bicarbonato y las yemas de huevo removiendo hasta que esté todo bien disuelto.
Añadir, por último, el aceite de jojoba.


jueves, 13 de febrero de 2014

Desatascador ecológico para tuberías

A veces se nos atasca el fregadero o el wc y es porque la tubería ha ido acumulando restos que no salen del todo con el desatascador, entonces tenemos que recurrir a los desatascadores químicos que, además de ser muy contaminantes, pueden estropear las tuberías al ser tan fuertes.

Pero hay un remedio "de abuelas" muy fácil que funciona muy bien y es guardar el agua de cocer patatas y echarla por los desagües, tanto de la cocina como de los baños y dejarlo que actúe sin abrir los grifos o vaciar la cisterna durante media hora. Este truco tan fácil y económico permitirá que nuestras tuberías permanezcan siempre limpias de residuos.

miércoles, 12 de febrero de 2014

Sérum hidratante para el contorno de ojos

Esta poción a base de aceites va perfecta para la delicada zona del contorno de ojos que, por tener la piel más fina que la del resto de la cara es más propenso a la formación de arrugas.

Ingredientes:

- 10 ml de aceite de jojoba, que hidrata y regenera las pieles secas.
- 5 gotas de aceite de germen de trigo,  que previene las arrugas al ser anti-oxidante y anti-radicales libres.
- 5 gotas de aceite esencial de hinojo, que ayuda a eliminar las bolsas bajo los ojos.
- 5 gotas de aceite de ricino, para fortalecer y espesar las pestañas.

Lo guardamos en un frasquito de cristal, mejor si lleva gotero para poder dosificar la cantidad y lo conservaremos en un lugar fresco para que no se ponga rancio. Debemos aplicarnos 2 gotas como mucho, bien repartidas y con pequeños masajes circulares y golpecitos para que penetre bien.

Roscón de Reyes fácil

Esta receta es más fácil y relativamente rápida que otras, aunque, al no hacerlo con masa madre no ‘sube’ tanto, aunque sube más si utilizamos levadura de panadería fresca en vez de seca.
Si lo hacemos con aceite de oliva en lugar de mantequilla, tiene que ser un aceite de sabor muy suave para que no tenga un sabor extraño.
Lo mejor es preparar la bola de masa la noche anterior y dejar que suba toda la noche, así, al día siguiente, solo hay que esperar 1 hora para la segunda fermentacion antes de hornearlo.
Los roscones caseros se ponen duros antes, así que lo mejor es comerlo rápidamente tras prepararlo. El roscón que quede se puede cortar en trozos individuales y envolverlos en papel de aluminio. Si hacemos el roscón el día antes de comerlo, envolverlo entero en papel de aluminio cuando esté frío.

Ingredientes para un roscón de tamaño mediano

Para la masa:
- 350 grs de harina
- 30 grs de levadura de panadería fresca ó 12 gramos de levadura de panadería seca. Tiene que ser levadura de panadero; la levadura quimica hace que la masa suba solo en el horno, asi que no sirve para el roscon.
- 125 grs de azúcar
- 75 grs de mantequilla sin sal bien batida o aceite de oliva muy suave
- 1 huevo entero y 1 yema
- 125 ml de leche entera
- 1 cucharada de ron
- 1 naranja
- 1 ó 2 cucharadas de agua de azahar

Para decorar:
- 50 grs de azucar
- 50 grs de frutas escarchadas cortadas en lonchas
- 100 grs de piel de naranja y limón confitadas
- 25 grs de almendras tostadas fileteadas

Calentamos la leche en el microondas unos segundos hasta que esté templada y disolvemos en ella la levadura con los dedos.
Lo dejamos aparte, unos 15 minutos, para que la levadura empiece a actuar.
En otro bol grande mezclamos la harina, dejando aparte 3 cucharadas soperas que utilizaremos luego para amasar, con los 125 gramos de azúcar y la ralladura de naranja.
Una vez pasados los 15 minutos, le añadimos la leche con la levadura y mezclamos bien.
Después de haber incorporado toda la harina y tenerla bien mezclada, añadimos la mantequilla o el aceite, la yema batida, el ron y el agua de azahar. También le podemos poner 2 cucharadas de zumo de naranja.
Seguimos mezclando y quedará una masa muy pegajosa.
Espolvoreamos la mesa o la encimera con la harina que habíamos guardado y amasamos durante 5 minutos o hasta que se deje de pegar a la superficie (aun así, debe estar pegajosa o pringosa).
Ponemos la bola de masa en el bol grande y tapamos con film transparente.
Ahora hay que esperar a que suba, que tardará de 3 a 4 horas, algo menos si la habitación está caliente. Transcurrido este tiempo, volvemos a amasar un poco para sacar el aire de más y damos forma al roscón. Lo más sencillo es meter los dedos por el centro e ir haciendo grande el agujero hasta que consigamos la forma deseada.
Cubrimos una bandeja de horno con papel de hornear y ponemos el roscon con cuidado sobre el papel.
Si vamos a poner sorpresa, la ponemos ahora. Tiene que ser pequeña e ir envuelta en varias capas de film transparente. Lo más sencillo es hacer un agujero al roscón por arriba, meter la sorpresa y volver a cerrar, aunque queda mejor si la ponemos por debajo, levantando un poquito el roscón e introduciéndola con cuidado.
Volvemos a tapar con film transparente y lo dejamos reposar 1 hora más o menos, hasta que vuelva a subir un poco. Ahora batimos el huevo, le añadimos 2 ó 3 cucharadas de leche y pintamos bien el roscón con un pincel de silicona.
A continuación decoramos con las cerezas, las pieles de naranja y limón confitadas o las rodajas de frutas escarchadas y las almendras fileteadas.
En un bol pequeño ponemos las 3 cucharadas de azúcar y salpicamos con un poco de zumo de naranja, hasta que se formen montoncitos de azúcar húmedo.
Espolvoreamos el roscón con este azúcar.
Lo metemos en el horno, previamente calentado 10 minutos a 160º C entre 35 y 45 minutos, hasta que tenga color tostado.


martes, 11 de febrero de 2014

Jabón de almendras para pieles sensibles y atópicas

Esta receta de jabón muy suave es de El Taller de las Tradiciones. Debemos prepararla con las cantidades exactas porque la receta está muy equlibrada para que resulte un jabón delicado con las pieles sensibles. Podemos hacer el doble o el triple multiplicando por 2 o por 3 la cantidad de cada ingrediente. Si lo queremos usar para bebés podemos sustituir la lece de almendras por la misma cantidad de infusión de manzanilla.

Ingredientes:

- 300 g. de aceite de almendras dulces
- 30 g. de cera de abejas
- 106 g. de leche de almendras
- 43 grs de sosa cáustica
- Unas gotas de algún aceite esencial suave

Echamos el aceite y la cera en un cazo que no sea de aluminio y la derretimos a fuego muy bajo sin que llegue a hervir.
Una vez derretida la cera pasamos el contenido a un recipiente no metálico.
Pesamos la sosa en una báscula de precisión para que nos salga la cantidad exacta, dentro otro recipiente que no sea de aluminio.
Ponemos en una jarra de cristal la leche de almendrás muy fría y añadirmos la sosa con cuidado porque coge mucha temperatura.
Diluimos la sosa en la leche con una cuchara de madera y añadimos esta mezcla al recipiente que contiene el aceite de almendras y la cera.
Pasamos la batidora a la velocidad más baja y cuando aparezcan líneas circulares por donde ha pasado la batidora, añadimos unas gotas del aceite esencial que hayamos elegido.
Vertemos la mezcla en moldes y la dejamos reposar.
A los dos días ya se puede desmoldar y cortar.
Curar o dejar secar durante un mes como mínimo para que termine de saponificar.

Construye tu propio horno exterior para pan y pizzas

No hay nada mejor que cocinar tus propias pizas, pan y bollería en un horno de leña tradicional como éste. Además de ser estupendo para la cocción de alimentos sabrosos, el horno es un buen ejemplo de tecnología simple que no depende de combustibles fósiles para su uso. Además, solo necesitaremos materiales sencillos, naturales y reciclados para su construcción y leña para hornear.

Dimensiones 
El modelo de las fotos tiene 60 cm de diámetro. La puerta tiene un 63% de la altura de la cúpula, unos 26 cm de alto. La cúpula tiene 41 cm de alto. Esta medida es la más importante, ya que permite la ventilación del horno. Sirve para cocinar tres hogazas medianas de pan o dos pizzas de tamaño pequeño al mismo tiempo. Alcanza una temperatura de 700º C a las 2 horas de haberse encendido.



Cimientos
Un poco de arcilla, arena, paja, unos ladrillos, algunas botellas de vidrio vacías y bloques viejos de cemento son todos los materiales que necesitamos para construir nuestro propio horno panadero. Los cimientos se edifican a partir de bloques de cemento, unos trozos de piedra unidos con argamasa, Excavamos y cimentamos hasta una altura de 1 a 1,10 metros que es la ideal para cocinar.




Zona de cocción
Se hace con una capa aislante de botellas de cristal sobre un mortero de paja y arcilla encima de los cimientos y dentro de un anillo de barro. Dejamos secar la arcilla.







Una vez seco el mortero, tapamos las botellas con más mortero de paja y arcilla y dejamos secar de nuevo. Cubrimos toda la zona con ladrillos refractarios unidos con argamasa.












Arco de la entrada del horno 
Antes de la construcción de la cúpula, fabricaremos una puerta con arco de medio punto de ladrillos rojos, pegados con argamasa o mortero de arena y arcilla. La puerta se debe dejar abierta mientras la leña está ardiendo y el horno se está calentando para permitir la entrada de aire con oxígeno y, por tanto, la combustión, y que el aire caliente y el humo puedan salir, aunque también se le puede añadir otra puertecilla para favorecer la circulación del aire dentro del horno o una chimenea, como tienen los hornos más grandes.

Colocamos 17 ladrillos sobre una plantilla cortada a la misma medida del arco. La anchura del de la foto es de 31 cm.












Rellenamos los huecos de los ladrillos con argamasa y dejamos secar.














Puerta del horno
Fabricamos una puerta de madera maciza con tirador para nuestro horno con las medidas de la plantilla  del arco.








Cuando estemos horneando, la tendremos cerrada para favorecer la cocción.

Bóveda
La bóveda, fabricada con una mezcla de arena húmeda y arcilla en proporción de 3 partes de arena y 1 de arcilla, fue construida cuidadosamente en torno a arena húmeda cubierta con papel de periódico mojado tras el arco de ladrillos.







Cubrimos la bóveda por dentro y fuera con papel de periódico hasta que se seque.








Extraemos la arena, una vez seca, por la puerta.



















Rodeamos la bóveda con una capa aislante de unos 10 cm, a base de paja y arcilla para que el horno conserve el calor interno y la cocción sea mejor. Cuanto más grosor tenga la capa aislante, mayor tiempo mantendrá el calor y más panes y pizzas podremos hornear.





Cuando la capa aislante está seca le podemos dar un revoque final con argamasa.













Ponemos leña dentro, lo encendemos y cuando la leña se haya consumido, retiramos las cenizas hacia atrás y sobre los ladrillos refractarios ponemos los panes o las pizzas para hornear. Para ello necesitaremos una pala larga de madera, como las de los profesionales... (Esta foto es de otro horno que aún no ha sido revocado con argamasa).



¡Esa pizza tiene que estar deliciosa!










Agradecimientos por el artículo y fotos, que son de Taringa.net y aguasdecauri.blogspot.com 

lunes, 10 de febrero de 2014

Ungüento antibiótico a base de ajo

Durante muchos siglos la medicina natural ha utilizado este vegetal en sus tratamientos, ya que posee propiedades que contrarrestan infecciones, hongos, bacterias y además, ayuda a limpiar y purificar la sangre. Estas magníficas propiedades se obtienen al machacar el ajo, pues con ese procedimiento se libera una sustancia llamada alicina, que es la base de muchos de los medicamentos producidos por laboratorios farmacéuticas. En esta entrada vamos a ver cómo preparar de forma fácil un ungüento maravilloso y natural para la curación de muchas afecciones.

Utiliza este medicamento natural en tu hogar

Para casi todas las heridas se puede utilizar ajo machacado directamente sobre la herida. Esto aliviará el dolor y evitará infecciones, pues la alicina ingresará directamente al torrente sanguíneo.

Además, al ser ingerido por via oral, el ajo ayuda a producir flora bacteriana benéfica y contrarresta el efecto de píldoras y pastillas en el estómago.

Para las infecciones causadas por hongos, como por ejemplo el pie de atleta, es muy útil usar pasta de ajo como crema y cubrir los pies con calcetines, aunque es recomendable que estas prendas sean exclusivas para el tratamiento y las tiremos a la basura al terminarlo.

Igualmente se puede aplicar en erupciones cutáneas, tanto por acné como por herpes, genital o bucal.

Otro de sus beneficios lo podemos comprobar al frotarlo en el pecho para aliviar resfriados y neumonías, y en las fosas nasales para aliviar sinusitis y rinitis.

También el ajo será un gran analgésico y antibiótico al frotarlo mediante un hisopo en los oídos.

Cómo preparar este bálsamo de ajo

Para preparar esta maravillosa pasta multiusos solo necesitamos recordar la "regla del 3×3".

Tres ingredientes:
- aceite de coco virgen
- aceite de oliva extra virgen
- y ajo fresco.

Y tres cucharadas colmadas de cada uno de ellos.

Ponemos el aceite de coco a calentar a fuego lento, añadimos el aceite de oliva y mezclamos los aceites de manera uniforme.
Cuando la mezcla esté caliente y homogénea incorporamos el ajo picado, salteamos ligeramente y retiramos del fuego.
Ponemos la preparación en la batidora o la machacamos con un mortero o un molinillo de café.
Colamos la preparación, vertemos el resultado en un tarro de cristal y ya tenemos nuestro propio bálsamo antibiótico y analgésico. Lo guardamos en el frigorífico solo durante dos semanas, que es el tiempo que se mantiene con sus ingredientes activos.
Cuando la preparación está recién hecha tiene un color blanco parecido a la leche, pero poco a poco se va conviertiendo en una pasta suave y espesa.
Tras varias horas de refrigeración, descubrirás que su densidad ha aumentado convirtiéndose en un bálsamo fácil de untar.
Y ya solo queda daros un último consejo: a pesar del aceite de coco, el olor del ajo prevalecerá, por lo tanto trataremos de usarlo solamente en casa, pues este olor también se impregnará la ropa. Así que deberemos usar prendas específicamente para el tratamiento y tener la precaución de lavarlas separadas de otras prendas.

Los colores en las habitaciones y cómo afectan a tu humor










El rojo eleva el nivel de energía de una habitación. Es una buena opción cuando se quiere suscitar entusiasmo, especialmente por la noche. En la sala de estar o el comedor, rojo reúne a la gente y estimula la conversación. En
una entrada, se crea una primera impresión fuerte. El color rojo se ha demostrado que elevar la presión sanguínea, la respiración velocidad y ritmo cardíaco. Por lo general se considera demasiado estimulante para los dormitorios, pero iluminado con una suave luz indirecta esta tonalidad queda muy elegante. Los rojos más intensos aumentan la adrenalina como ninguna otra tonalidad.


El amarillo capta la alegría del sol y transmite felicidad. Es perfecto para cocinas, comedores, y baños, donde los colores alegres son energizantes y edificantes. En pasillos, entradas y espacios reducidos, el amarillo se puede sentir como expansivo y acogedor. A pesar de que el amarillo es un color alegre, no es una buena elección para usar en los esquemas de color principales cuando se trata de diseñar una habitación. Los estudios demuestran que las personas son más propensas a perder los estribos en un interior amarillo. Los bebés también parecen llorar más en una habitación amarilla. En grandes cantidades, el color tiende a crear sentimientos de frustración y enojo en la gente. En cromoterapia, el amarillo se cree que estimula los nervios y purifica el cuerpo.

El azul se dice que reduce la presión arterial, provoca una respiración más lenta y ritmo cardíaco, por lo que se considera calmante, relajante y que aporta serenidad. En cambio, el azul oscuro tiene el efecto contrario, ya que puede evocar sentimientos de tristeza, así que procura evitar la utilización de la gama más oscura del azul en tu esquema de color principal. Quédate con los tonos más claros de azul para darte a ti y a tus seres queridos un efecto de tranquilidad. Con frecuencia se
recomienda para los dormitorios y baños. Sin embargo, ten cuidado porque un azul pastel puede llegar a ser desagradablemente frío, sobre todo en una habitación que recibe poca luz natural. Si te decides por un azul claro como color principal, equilibralo con tonos cálidos en muebles y telas. Para fomentar la relajación en las áreas sociales (habitaciones familiares, salas de estar, cocinas grandes) considera azules cálidos o brillantes, como el azul celeste o el turquesa.

El verde es considerado el color más relajante para la vista. Por ser el resultado de la combinación de la cualidad refrescante del color azul y la jovialidad del amarillo, el verde es adecuado para casi cualquier habitación de la casa. En la cocina, el verde enfría las cosas, en una sala de familir o sala de estar, anima a relajarse, pero tiene suficiente calor como para favorecer la comodidad y la unión. El verde también tiene un efecto calmante cuando se utiliza como color principal para la decoración para aliviar el estrés, ayudando a la gente a relajarse. También se cree que ayuda con la fertilidad, por lo que es una buena opción para el dormitorio.

El púrpura en sus tonalidades más oscuras (berenjena, por ejemplo) es rico, dramático y sofisticado. Se asocia con el lujo y la creatividad, y como color secundario proporciona sensación de profundidad. Versiones más ligeras de púrpura, como el lavanda y el lila, llevan la misma calidad de descanso a los dormitorios como el azul, pero sin el riesgo de sentir frialdad.

El naranja evoca emoción, entusiasmo y es un color lleno de energía. Aunque no es una buena idea para salas de estar o dormitorios, este color es ideal para una habitación de ejercicios deportivos, pues sacará fuera todas las emociones que necesitas liberar durante su rutina de entrenamiento. En las culturas antiguas se creía que naranja curaba los pulmones y aumentaba los niveles de energía.

Los tonos neutros (negro, gris, blanco y marrón) son básicos para que los decoradores jueguen con ellos. Su principal virtud en su flexibilidad: Añade color para animar un ambiente y quita color para calmar los ánimos.

El negro es el más utilizado en pequeñas dosis para acentuar. De hecho, algunos expertos sostienen que cada habitación debe tener un toque de negro para aterrizar el esquema de color y darle profundidad. Para hacer el trabajo más fácil, puedes usar la herramienta de diseño de interiores de color más importante: la rueda de color.

El carmesí puede hacer que algunas personas se sientan irritables invocando sentimientos de ira y hostilidad. Es un color que se debe evitar como color principal de la habitación. Sentarse por largos periodos de tiempo en un cuarto pintado de este color es probable que afecte la paz y armonía que se pretende crear en su hogar.

Efectos de color en paredes y techo 

El techo representa una sexta parte del espacio en una habitación, pero con demasiada frecuencia se hace nada más que una capa de pintura blanca. De hecho, durante décadas, el blanco ha sido considerado no sólo el color más seguro, sino también la mejor opción para los techos. Como regla general, los techos que son más brillantes que las paredes se aprecian como más altos, mientras que los que son más oscuros se sienten más bajos. El sentirlo más bajo no tiene por qué significar claustrofóbico: los techos bajos visualmente pueden evocar una intimidad acogedora.

Como regla general, las paredes oscuras hacen que una habitación parezca más pequeña, y las paredes con luz hacen que una habitación parezca más grande.

Conclusión Estas indicaciones generales son un buen punto de partida en tu búsqueda de un color de pintura. Pero recuerda que la elección del color es un asunto muy personal. Tú eres quien tiene que vivir con tu nuevo color de pintura, así que elige un color que se adapte a ti, tu familia y tu estilo de vida.